Please wait while JT SlideShow is loading images...
BannerBanner

CARACAS. Miles de opositores bloquearon importantes vías de Venezuela con hechos de violencia, que dejaron un muerto y una docena de heridos, al entrar este lunes en su séptima semana de protestas para exigir la salida del presidente Nicolás Maduro.

José Alviarez, de 18 años, murió “durante una manifestación” en la localidad de Palmira, estado Táchira (oeste), con lo que aumentó a 39 la cifra de fallecidos en las protestas iniciadas el 1 de abril, informó la Fiscalía en Twitter, sin precisar las causas.

Dos policías resultaron heridos de bala, uno en la cabeza, en la ciudad de Valencia (norte) en medio de refriegas, informó en Twitter el gobernador del estado Carabobo, Francisco Ameliach, quien atribuyó el ataque a un francotirador.

Dos jóvenes también recibieron disparos en la cabeza: un dirigente en la localidad de Colón (Táchira) durante choques con militares, según denunció el parlamentario opositor Henry Ramos Allup; y un joven de 17 años en Barinas (oeste), como confirmó la Fiscalía.

“Otro joven venezolano asesinado que sumas a tu lista, Nicolás Maduro”, escribió en Twitter el líder opositor Henrique Capriles sobre la muerte de Alviarez. Según la prensa local, tras la muerte del joven manifestante prendieron fuego a la sede de la policía en Palmira.

También incendiaron el edificio de la estatal Corporación Eléctrica Nacional en Carabobo, hecho por el que Ameliach responsabilizó a la oposición. Al menos otras diez personas recibieron impactos de perdigón (balas de goma) en largos enfrentamientos con militares en Carabobo, Táchira y Mérida.

Entretanto, 79 personas fueron arrestadas, según la ONG Foro Penal; entre ellas, la diputada suplente, Yanet Fermín, durante algunas horas en la isla Margarita. También hubo incidentes en el oeste de Caracas y en las afueras de la capital.

Las manifestaciones contra Maduro dejan cientos de heridos y detenidos, de los cuales 159, según Foro Penal, fueron enviados a prisión por tribunales militares.

REUNIÓN DE LA OEA

La creciente tensión llevó a que la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobara este lunes una cita de cancilleres que evaluará la crisis el 31 de mayo. Caracas, que inició su retiro de la OEA hace dos semanas, rechaza de antemano el encuentro como un acto “injerencista”.

En el plantón en la estratégica autopista Francisco Fajardo en Caracas, algunos se dedicaron a jugar barajas, y gritar consignas como “¡Libertad!”. Llevaron agua y comida para todo el día.

“No hay libertad, nos reprimen, no hay comida (...) Voy a seguir en las calles hasta que haya cambio”, dijo el docente Miguel Martínez. La coalición de partidos Mesa de la Unidad Democrática (MUD) exige elecciones generales para resolver la crisis política y económica, que se refleja en una fuerte escasez de comida y medicinas, y la inflación más alta del mundo, que escalaría a 720% este año según el FMI.

“HASTA QUE EL CUERPO AGUANTE”

Los opositores también rechazan la convocatoria del mandatario socialista a una Asamblea Constituyente “popular”, con la que, a su juicio, busca evadir elecciones.

“Vamos a seguir en la calle hasta que el cuerpo aguante para que Maduro se vaya (...) Con la Constituyente se profundiza la dictadura”, declaró a AFP Alberto Barrios, docente de 28 años.

Pero Maduro, cuya gestión rechazan siete de cada diez venezolanos según encuestas, asegura que la Constituyente traerá la paz, y el pasado viernes prometió que en 2018 habrá elecciones presidenciales, como ordena la ley.

En diciembre último debieron hacerse las de gobernadores, pero fueron pospuestas y aún no tienen fecha, y este año corresponden las de alcaldes. La convocatoria a la Constituyente aumentó la tensión, pues la mitad de los 500 asambleístas serán elegidos por sectores sociales que según la oposición están controlados por el gobierno.

“Mientras haya dictadura, no va a haber tranquilidad”, afirmó el diputado Freddy Guevara, vicepresidente del Parlamento, de mayoría opositora. La oposición anunció para el próximo miércoles marchas nocturnas, una movilización el jueves en Caracas y concentraciones en todo el país el sábado.

LLAMADOS A LA CALMA

La oposición denuncia una “salvaje represión” por parte de militares y policías, que impiden con bombas lacrimógenas y chorros de agua que los manifestantes lleguen al centro de Caracas.

Maduro, a quien la Fuerza Armada declaró “lealtad incondicional”, acusa a sus adversarios de intentar darle un “golpe de Estado”.

“Ellos piden lo imposible (elecciones generales), por ello intensifican la violencia con apoyo (...) del imperialismo”, aseguró el ministro de Movimientos Sociales, Aristóbulo Istúriz. El gobierno acusa a Estados Unidos de financiar “actos vandálicos” de la oposición. En tanto, la Unión Europea urgió este lunes a alcanzar una “solución pacífica” .

 

Marandu Online

Copyright © Marandu 88.7 Fm - Diseñado por Sursolutions